Diego Armando Maradona: fútbol, arte, genio y pasión

Diego Armando Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en Lanús. En 1969 entró en las divisiones inferiores de Argentinos Juniors. Destacó en los equipos de formación, hasta que con 14 años tuvo su primer contrato.

Maradona debutó en la Primera División argentina el 20 de octubre de 1976, a los 15 años de edad, con Argentinos Juniors. En su primera jugada le hizo un caño a un jugador de Talleres. Su primer gol lo marcó el 14 de noviembre de ese mismo año 1976 frente a San Lorenzo en Mar del Plata.

Su popularidad fue creciendo y en 1978 hizo su debut con la Albiceleste, de la mano de César Luis Menotti. No obstante, el técnico no lo convocó para jugar el Mundial de 1978 debido a su juventud.

Maradona siguió jugando con Argentinos Juniors y fue el máximo goleador de los torneos Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980, batiendo un récord del fúbol argentino.

Tras el Mundial, Menotti volvió a convocar a Maradona para jugar en la Selección y Diego marcó su primer gol con la Albiceleste el 2 de junio de 1979, frente a Escocia, en Glasgow. Tras estos encuentros, Diego jugó el Mundial juvenil, que acabó con la victoria de Argentina y con la designación de Maradona como mejor jugador del torneo.

En 1981, Maradona decidió salir de Argentinos Juniors para irse a Boca Juniors (aunque River Plate la había hecho una gran oferta). Boca pasaba por una mala situación económica, por lo que Diego se fue cedido con opción de compra a la escuadra bonaerense.

Maradona comenzó a un enorme nivel en Boca, pero tuvo roces con el entrenador Silvio Marzolini (que pretendía que Diego fuese disciplinado con las concentraciones y los entrenamientos) y con la barra brava de Boca, que exigía al equipo mejores resultados. Diego consiguió el título del Metropolitano de 1981, que sería su único título conseguido en el fútbol argentino.

El Nacional de 1981 fue un fracaso para Boca, que agotó a la plantilla a base de partidos amistosos, con cuyo dinero pretendía mejorar su situación económica. En 1982, durante la preparación para el Mundial de España se concretó su fichaje por el FC Barcelona.

El Mundial fue un gran escaparate para el Pelusa, pero Argentina cayó eliminada en la segunda ronda, para decepción de todo el país.

Acabado el Mundial se hizo efectivo el traspaso al Barça por 1.200 millones de pesetas (7,2 millones de euros), una cifra muy importante en aquella época. Maradona terminó su etapa argentina con un total de 206 partidos jugados, con 142 goles y 82 asistencias.

Diego comenzó a jugar con los blaugranas y en diciembre de 1982, habiendo disputado 13 partidos de Liga y marcado 6 goles, se le descubrió una hepatitis, que le tuvo fuera de los terrenos de juego 3 meses. Se perdió 14 partidos de Liga y el Barcelona, mermado por su ausencia, quedó eliminado de la Recopa. El técnico Udo Lattek fue cesado y llegó para sustituirle César Luis Menotti. Tras la enfermedad, Maradona reapareció, pero ya no pudo conseguir la remontada. El Barça terminó 4.º en una Liga que ganó el Athletic de Javier Clemente. Diego jugó aquella temporada 35 partidos oficiales, en los que marcó 23 goles y dio 18 asistencias.

La temporada 1983-1984 comenzó fatal para Maradona. El 24 de septiembre de 1983 se enfrentaron en el Camp Nou el Barcelona y el Athletic, en partido correspondiente a la 4.ª jornada de la Liga. Maradona fue lesionado por una dura entrada de Antoni Goikoetxea, que le rompió el tobillo izquierdo. Diego reapareció a los 3 meses y medio, pero al igual que el año anterior, no pudo llevar al Barça a ganar el título de Liga. Sí pudo llevar a los blaugranas a jugar la final de Copa, que se disputó en el Santiago Bernabéu, ante el Athletic. El partido supuso el encuentro de Diego con Goikoetxea y estuvo rodeado de una gran tensión. La final fue para los leones por 1-0. Al terminar el partido, Maradona agredió a un jugador del Athletic y se armó una batalla campal. La Federación Española de Fútbol le impuso a Diego una sanción de 3 meses sin poder jugar.

Esta sanción fue una de las razones que llevó al presidente del FC Barcelona, José Luis Núñez, a vender a Maradona al Nápoles. Diego aceptó el traspaso, harto del trato recibido por los árbitros españoles y descontento con el Barça, por considerar que no le había defendido convenientemente del castigo que se le había infligido. Núñez, por su parte, se distanció del Pelusa por estas diferencias y porque no le gustaba la vida privada del argentino, que no paraba de organizar salidas nocturnas por la Ciudad Condal, donde entró en contacto por primera vez con el mundo de las drogas. Maradona se despidió del FC Barcelona habiendo jugado 58 partidos, con 38 goles y 24 asistencias.

Diego fue presentado en San Paolo el 5 de julio de 1984, ante un estadio repleto de aficionados. El Nápoles acababa de evitar el descenso de la Serie A por un solo punto, por lo que la llegada de Maradona tuvo un efecto mesiánico para los tifosi.

Maradona asumió su responsabilidad y tiró del equipo. Este consiguió únicamente 9 puntos en la primera vuelta, pero en la segunda se recuperó, consiguió 24 puntos más y acabó a media tabla. Maradona jugó 36 partidos, marcó 17 goles y repartió 8 asistencias.

La directiva del Nápoles decidió mejorar la plantilla para intentar tener opciones de luchar por el Scudetto y en la temporada 1985-1986, Maradona llevó a su equipo a la 3.ª posición de la Serie A, clasificándose para la UEFA. El Pelusa jugó 31 partidos oficiales, marcando 13 goles y dando 5 asistencias.

Por otra parte, tras el Mundial 82, Carlos Salvador Bilardo reemplazó a Menotti. Maradona no jugó un partido con la Albiceleste durante casi 3 años, debido a que el nuevo seleccionador quería formar la selección con jugadores que estuviesen en Argentina. Diego volvió a la Albiceleste en mayo de 1985, ya como capitán y líder indiscutible del combinado nacional. Maradona metió a la selección para el Mundial de México 1986.

En la Copa del Mundo, Argentina se clasificó sin apuros para los cruces, como primera del Grupo A. En octavos de final, la Albiceleste derrotó a Uruguay. En cuartos, Argentina jugó con Inglaterra y en este encuentro, Diego marcó los dos goles más recordados de su carrera. El primero fue llamado el “Gol de la Mano de Dios” y Diego lo marcó con el puño izquierdo. Al finalizar el partido, Maradona declaró “Yo no la toqué, fue la mano de Dios”. El segundo, el “Gol del Siglo”, fue elegido como el mejor gol de la historia de los Mundiales. Diego partió de su propio campo, regateó a 6 jugadores ingleses y marcó. Argentina pasó a las semifinales tras ganar 2-1 a los ingleses. En las semis, Argentina derrotó a Bélgica por 2-0, con dos goles de Maradona (uno de ellos casi tan demencial como el Gol del Siglo). Y en la final, Argentina se impuso por 3-2 a Alemania. Maradona, como capitán de la Albiceleste, fue el encargado de levantar la segunda Copa del Mundo ganada por Argentina. Diego fue el gran dominador de aquel Mundial, marcando 5 goles y dando 5 asistencias en los 7 partidos que jugó.

De vuelta a Italia, Diego quería dar un paso más y lograr su primer Scudetto. Y no solo logró el título en la Serie A, sino que también ganó la Copa de Italia. Maradona jugó en aquella temporada 1986-1987 41 partidos, marcando 17 goles y dando 7 asistencias.

En la temporada 1987-1988, el Nápoles iba lanzado a por su segunda Liga consecutiva, pero en la segunda vuelta, el equipo se desinfló y acabó siendo adelantado por el Milan, que consiguió el Scudetto. El Pelusa jugó 39 partidos oficiales, con 21 goles y 16 asistencias. Maradona empezó a ser relacionado con la camorra, algo que nunca fue probado.

La temporada 1988-1989, el Nápoles volvió a ser segundo en la Serie A, a 11 puntos del campeón, el Inter. Maradona consiguió su primer título europeo, la Copa de la UEFA, tras derrotar en la final al Stuttgart de Jürgen Klinsmann. Diego jugó 50 partidos oficiales, con 19 goles y 20 asistencias.

Los éxitos siguieron en la temporada 1989-1990. El Nápoles consiguió su segundo Scudetto. Maradona jugó 36 partidos, con 18 goles y 14 asistencias.

Con la moral por las nubes, en el verano de 1990, Maradona lideró a Argentina en el Mundial de Italia. La Albiceleste había obtenido resultados discretos en las Copas América de 1987 (4.º puesto) y 1989 (3.º), pero Diego jugaba en su 2.ª casa y defendía el título conseguido en México. Argentina, que jugó dos partidos en Nápoles, pasó a los octavos de final como mejor tercero. Además, Maradona sufrió un golpe en el tobillo izquierdo y tuvo que jugar infiltrado en todos los partidos. En octavos de final, Argentina se enfrentó a Brasil y la derrotó gracias a una genialidad de Diego, que propició el gol de Caniggia (el único del encuentro). En cuartos, la Albiceleste eliminó a Yugoslavia en la tanda de penaltis. En semifinales, Argentina derrotó a Italia, también en los penaltis. Y en la final, Argentina fue derrotada por Alemania (1-0).

La temporada 1990-1991 comenzó bien para Maradona, ya que el Nápoles ganó la Supercopa de Italia. Sin embargo, su vida dio un giro dramático porque el 17 de marzo de 1991 dio positivo en un control antidopaje por cocaína. La Federación Italiana de Fútbol le impuso una sanción de 15 meses alejado de los estadios, que fue ratificada por la FIFA.

Diego volvió a Argentina y se instaló en Buenos Aires. En su residencia, fue objeto de una inspección policial y le encontraron drogas, por lo que fue detenido por la policía y se le inició un proceso judicial, que le ordenó someterse a un tratamiento de rehabilitación. Paralelamente, en Italia, la justicia lo condenó en septiembre de 1991 a 14 meses de prisión por tenencia de estupefacientes.

El 1 de julio de 1992 finalizó la suspensión y Diego prefirió jugar fuera de Italia. El Sevilla, que tenía como entrenador a Bilardo, logró su fichaje por 7,5 millones de dólares. Diego debutó con el equipo hispalense ya iniciada la temporada. Su rendimiento le llevó de nuevo a la Albiceleste. Las indisciplinas de Diego terminaron por dinamitar las relaciones del astro argentino con la directiva sevillista y fueron la causa de su salida del club en el verano de 1993. Maradona jugó para los de Nervión 29 partidos oficiales, en los que marcó 8 goles y dio 13 asistencias.

Maradona decidió volver a casa, al fútbol argentino, luciendo la camiseta de Newell’s Old Boys, club con el que solo jugó 5 partidos oficiales, por culpa de las lesiones y de su relación con el cuerpo técnico. Su vida fuera del fútbol era absolutamente caótica

Maradona se perdió la Copa América de 1993 y los partidos de clasificación para el Mundial 1994 de Estados Unidos. El seleccionador argentino, Alfio Basile, cedió a la presión popular y convocó a Diego para el partido decisivo, la repesca ante Australia. Argentina se clasificó para la Copa del Mundo y Maradona se puso a tono en los amistosos previos a la gran cita. Argentina ganó los dos primeros partidos del Mundial. Pero entonces, Maradona dio positivo por drogas en un control antidopaje y recibió una sanción de 15 meses, teniendo que abandonar la concentración de la Albiceleste. Ya sin Diego, Argentina pasó a octavos de final, donde cayó eliminada por la Rumanía de Hagi, el llamado “Maradona de los Cárpatos”.

La sanción finalizó el 15 de septiembre de 1995. Durante la suspensión, Maradona hizo sus pinitos como entrenador en el Deportivo Mandiyú y en el Racing de Avellaneda, sin lograr buenos resultados. Diego quería ser jugador-entrenador de Boca Juniors, pero regresó al club xeneize para jugar. Boca no realizó un buen Apertura 1995, en el que quedó 4.º. Las actuaciones del Pelusa mejoraron en el Clausura 1996, en el que Boca llegó a pelear por el título, pero terminó 5.º. Maradona jugó esa temporada 24 partidos oficiales, marcando 5 goles y repartiendo 8 asistencias.

Diego se alejó de los estadios de nuevo, para intentar rehabilitarse de su adicción a la cocaína. En abril de 1997, volvió a firmar con Boca Juniors. Se puso en forma, volvió a los terrenos de juego, pero de nuevo dio positivo en un control antidopaje por cocaína. La sanción quedó en suspenso porque no se encontraron trazas de la droga en el estudio de ADN y Diego volvió a jugar varios partidos, hasta que anunció su retirada del fútbol profesional el 30 de octubre de 1997.

Maradona inició una nueva etapa en su vida, en la que trabajó como comentarista deportivo, presentador de televisión y protagonista de campañas de publicidad. Siguió teniendo problemas con las drogas y trató de rehabilitarse. Además, empezó a tener problemas de hipertensión. Su vida personal siguió siendo un caos. Cometió excesos con la comida y el alcohol. Ganó peso y se sometió a una cirugía bariátrica… Aun así, siguió luchando y en octubre de 2008 fue nombrado seleccionador de Argentina, cargo que ocupó durante 2 años. Argentina se clasificó para el Mundial de Sudáfrica. Pasó sin despeinarse a los octavos de final, en los que derrotó a México. Y cayó goleada por 4-0 en los cuartos de final ante Alemania. Fue el último partido que Diego dirigió a la Albiceleste.

Entre 2011 y 2012, Maradona entrenó en Dubái al club Al Wasl FC, pero acabó siendo despedido. Entonces empejó a ejercer la función de embajador deportivo de los Emiratos Árabes Unidos y volvió a Argentina para trabajar como comentarista deportivo. En 2017 volvió a entrenar en los Emiratos Árabes y en 2018 lo hizo en Bielorrusia. En septiembre de 2018 fue contratado como director técnico del club Dorados de Sinaloa, de la segunda división mexicana. Hizo allí una buena temporada, pero dejó el equipo para ocuparse de sus lesiones de hombro y rodillas, que apenas le permitían caminar. Diego volvió a Argentina y en septiembre de 2019 se convirtió en el nuevo entrenador del Gimnasia La Plata, en el que estaba luchando para evitar el descenso de la máxima categoría del fútbol argentino cuando la competición hubo de ser detenida por la amenaza del Covid-19.

Maradona jugó 588 partidos oficiales de clubes a lo largo de su carrera, en los que marcó 310 goles y repartió 208 asistencias.

Con la Albiceleste absoluta, jugó 91 partidos, marcando 34 goles y distribuyendo 29 asistencias. Y con la Sub-20 sumó 25 internacionalidades, con 14 goles y 22 asistencias.

Sumando todas estas cifras, tenemos un total de 724 partidos, con 358 goles y 257 asistencias.

En cuanto a sus títulos, consiguió 11: una Liga con Boca Juniors; una Copa, un Supercopa y una Copa de la Liga con el FC Barcelona; dos Ligas, una Copa, una Supercopa y una UEFA con el Nápoles; y Copa Artemio Franchi (Intercontinental de selecciones) y un Mundial (México 1986). Además, Maradona ganó 1 título juvenil, el Mundial Sub-20 de Japón 1979.

Entre sus reconocimientos individuales, destacan el Balón de Oro del Mundial 1986 y el Balón de Oro honorífico, concedido por la revista France Football en reconocimiento de su trayectoria.

Maradona es uno de los mejores jugadores de fútbol de toda la historia, junto a Pelé, Di Stefano, Cruyff y Messi. En Argentina creen que es el mejor. En España hay debate, aunque muchos preferimos a Messi. La polémica está servida.

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies