La Era Valverde: títulos en España y debacles en Europa

Por voluntad propia, Luis Enrique dirigió su último partido con el Barcelona en la final de la Copa del Rey de la temporada 2016-2017, en la que los blaugranas se impusieron al Alavés.

La directiva culé escogió como su sucesor a Ernesto Valverde. El “Txingurri” conocía Can Barça, ya que fue jugador del FC Barcelona durante 2 temporadas y, además, llevaba 4 años destacando en la dirección técnica del Athletic Club. Había hecho méritos suficientes como para llegar al banquillo blaugrana.

La pretemporada comenzó aquel 2017 en los Estados Unidos. Neymar Jr fue el desafortunado protagonista de los primeros días de la nueva campaña, ya que decidió irse al PSG, tentado por un multimillonario contrato y por la posibilidad de ser el líder indiscutido de un proyecto que tenía como objetivo principal ganar la Champions. El Barça ingresó 222 millones de euros con su venta. Por otra parte, en el capítulo de altas, llegaron al equipo Ousmane Dembélé (por 105 millones), Paulinho, Nélson Semedo y Gerard Deulofeu, que volvía a su casa procedente del Everton.

El Barcelona tuvo un mal arranque, ya que perdió la Supercopa de España ante el Real Madrid, de forma contundente. Cayó en el Camp Nou por 1-3 y en el Bernabéu por 2-0.

Las dudas, no obstante, se disiparon pronto. Valverde hizo funcionar al equipo, que sumó 7 victorias consecutivas en Liga. De hecho, los blaugranas igualaron el mejor inicio de la historia del club en dicha competición, ganando 9 de los 10 primeros encuentros. Y terminaron la “primera vuelta” como líderes, casi sin despeinarse, invictos, logrando 16 victorias y cediendo solo 3 empates. Esta primera parte de la Liga tuvo momentos brillantes, como la victoria en casa ante el Espanyol por 5-0 o el triunfo en el Bernabéu por 0-3 la víspera de la Nochebuena.

Los éxitos blaugranas no solo llegaron en la Liga. Los de Messi también terminaron el año invictos en la Champions y en la Copa del Rey. En la Liga de Campeones, el Barça ganó el Grupo D, por delante de la Juve. Y en la Copa, superó con claridad los dieciseisavos de final ante el Murcia.

El FC Barcelona aprovechó el mercado de invierno de 2018 para poner la guinda a su plantilla. La directiva utilizó lo que le quedaba del traspaso de Neymar Jr para fichar a la estrella del Liverpool, el brasileño Philippe Coutinho.

Los blaugranas siguieron con su paso firme, guiados por Messi, que no paraba de marcar goles y de repartir asistencias. En la Liga no hicieron más que ampliar su ventaja respecto al Atlético de Madrid y al Real Madrid, dejando pronto claro que la consecución del título era solo cuestión de tiempo.

Las cosas también iban bien encaminadas en la Champions y en la Copa. En la competición española del KO, el Barça se plantó en la final eliminando al Celta, al Espanyol y al Valencia. Y en la Liga de Campeones, los blaugranas superaron en octavos de final al Chelsea.

Entonces comenzó el decisivo mes de abril, que tantas alegrías y tantos disgustos ha proporcionado a la afición culé a lo largo de los años. El Barça se tenía que enfrentar en los cuartos de final de la Champions a la Roma. En la ida, los de Messi ganaron por 4-1 en el Camp Nou, dejando muy bien encarrilada la eliminatoria. No obstante, en la vuelta, los blaugranas pagaron su falta de actitud y quedaron fuera de la competición tras perder por 3-0 en el Olímpico de la Ciudad Eterna. Manolas dio la estocada a un pésimo Barça, que dejó en evidencia las dificultades que Valverde había tenido a lo largo de su carrera para conseguir buenos resultados en los partidos importantes jugados fuera de casa.

La plantilla se lamió las heridas del mazazo moral de la eliminación europea ganando semana y media después la Copa del Rey. Un Barça enrabietado le endosó un 5-0 al Sevilla en el Wanda Metropolitano. Y una semana más tarde, el 29 de abril, un hat-trick de Leo Messi en Riazor, donde el Barça ganó por 2-4, le permitió al conjunto de Valverde ganar el título de Liga de forma anticipada, en la jornada 34. La falta de tensión en los últimos partidos llevó al equipo a su única derrota liguera del curso, que se produjo en la penúltima jornada, en el Ciutat de València, donde el Barça cayó por 5-4 ante el Levante.

Messi fue una vez más el líder del equipo. Ganó la Liga y la Copa del Rey, y jugó 54 partidos oficiales, en los que marcó 45 goles y repartió 19 asistencias.

Cristiano Ronaldo también consiguió dos títulos, la Supercopa de España y la Champions League. Jugó 44 partidos, marcando 44 goles y distribuyendo 7 asistencias.

La lucha por el Balón de Oro estaba abierta y se decidió en el Mundial de Rusia. Portugal y Argentina pasaron a la fase de cruces, pero cayeron en los octavos de final. Croacia llegó a la final, guiada por el madridista Luka Modric, que sería finalmente quien conseguiría el citado galardón.

La rivalidad entre Messi y Cristiano se rompió en añicos ese mismo verano. El 10 de julio de 2018 se hizo oficial el traspaso del portugués a la Juventus por 105 millones de euros. Acababa así una lucha encarnizada, que había durado 9 años, desde la llegada de CR7 al Real Madrid, en junio de 2009.

La temporada 2018-2019 fue la primera en la que Messi se convirtió en el primer capitán del FC Barcelona, tras la marcha de Andrés Iniesta al fútbol japonés. En la presentación del equipo, antes del partido del Joan Gamper, Leo prometió el esfuerzo de todos, técnicos y jugadores, para conseguir ganar la Champions.

El doblete del curso anterior le aseguró a Valverde la continuidad, aunque con ciertos recelos por la dolorosa caída en Champions ante la Roma.

Además de la salida de Iniesta, también abandonaron la disciplina del club Deulofeu, Paulinho, André Gomes y Paco Alcácer. Y llegaron Arthur Melo, Clément Lenglet y Malcom.

La temporada comenzó bien, ya que Messi levantó la Supercopa de España, tras derrotar en Tánger al Sevilla por 2-1.

En la Liga, los blaugranas se pusieron líderes la 3.ª jornada y mantuvieron un pulso durante la primera vuelta con el sorprendente Sevilla, aprovechando una mengua del nivel del Atlético de Madrid (que estaba muy cerca del fin de ciclo) y del Real Madrid de Julen Lopetegui (que había sucedido en el puesto de entrenador a Zidane, tras su salida voluntaria del club). Entre los partidos de estos primeros meses de competición, destaca la victoria por 5-1 ante el Real Madrid, en el Camp Nou, en un partido que no pudo jugar Messi y en el que Luis Suárez marcó un hat-trick.

En la Champions, el Barça superó con comodidad la fase de grupos, proclamándose vencedor del B, con 14 puntos, por delante del Tottenham, que fue segundo, con 8, y del Inter.

Y en la Copa, el Barcelona superó cómodamente su primera eliminatoria, la de dieciseisavos de final, ante la Cultural Leonesa.

Por tanto, los de Messi terminaron 2018 como líderes de la Liga y con buenas sensaciones en la Champions y en la Copa.

En enero, el Barça mantuvo cómodamente su liderato en la Liga, pero sufrió bastante en la Copa. Superó dos eliminatorias, ante el Levante y el Sevilla, teniendo que remontar en la vuelta los resultados adversos de los partidos de ida. Y en febrero, el Barcelona superó al Real Madrid en las semifinales, para plantarse en su 6.ª final consecutiva de Copa, donde se enfrentaría al Valencia. Los blaugranas también superaron el primer cruce en la Liga de Campeones, los octavos de final ante el Olympique de Lyon.

Entonces llegó el mes de abril y los partidos más importantes para el desenlace de la temporada. El Barça consiguió vencer por 2-0 en el Camp Nou al Atlético de Madrid, aumentando su ventaja a 11 puntos sobre su inmediato perseguidor en la Liga, y quedándose a solo 10 de ser matemáticamente campeón. En este encuentro, Messi superó a Iker Casillas como el jugador con más victorias en la Liga, con 335. Después, el Barça jugó los cuartos de final de la Champions, ante el Manchester United, al que eliminó ganando los dos partidos. Y el 27 de abril, a falta de 3 jornadas, se aseguró el título de Liga (el 8.º en los últimos 11 años). Fue la 10.ª Liga ganada por Leo Messi.

Sin apenas margen para las celebraciones, el 1 de mayo, el Barça consiguió una gran victoria por 3-0 ante el Liverpool en las semifinales de la Liga de Campeones. En este partido, Messi alcanzó los 600 goles marcados en su carrera con el club catalán. El equipo preparó el partido de vuelta con ilusión y sin confiarse, teniendo muy vivo el recuerdo de la eliminación del curso anterior ante la Roma. Aun así, la historia se repitió. Los Reds pasaron por encima de los blaugranas. Ganaron merecidamente por 4-0, consumando una dolorosísima eliminación. La continuidad de Valverde quedó en entredicho, ya que una vez más se había puesto de manifiesto que no era capaz de amarrar los resultados cuando había que jugarse las eliminatorias fuera de casa.

El conjunto blaugrana jugó con el piloto automático sus últimos compromisos ligueros y llegó muy tocado y con poca moral a la final de Copa, en la que el Valencia se impuso por 1-2, rompiendo la hegemonía del Barça, que llevaba ganando esta competición desde la temporada 2014-2015. Messi marcó el gol blaugrana y se convirtió en el primer futbolista en anotar en 6 finales diferentes de la Copa del Rey.

Messi completó una temporada a gran nivel, con dos títulos: la Liga y la Supercopa de España. Jugó 50 partidos oficiales, en los que marcó 51 goles y repartió 22 asistencias.

Cristiano Ronaldo consiguió su primer Scudetto con la Juve, pero no pudo evitar las duras eliminaciones del equipo turinés en la Champions y en la Coppa italiana. Jugó 43 partidos oficiales, marcando 28 goles y dando 10 asistencias.

El Balón de Oro se decidió in extremis a favor de Leo Messi (el 6.º de su palmarés), quien superó por un margen muy, muy estrecho al defensa holandés del Liverpool, Virgil van Dijk.

Pese a su segunda debacle europea, Ernesto Valverde fue confirmado como técnico del Barcelona para la temporada 2019-2020. La principal incorporación del equipo fue la de Antoine Griezmann. El club intentó el fichaje de Neymar Jr, que había manifestado su voluntad de volver a Can Barça, pero la directiva del PSG impidió la operación. La falta de efectivos en ataque le dio la oportunidad de debutar y de acumular minutos a la nueva promesa de la cantera blaugrana, Ansu Fati, que irrumpió en el primer equipo, para quedarse, batiendo los récords de precocidad de Leo Messi.

Al Barça le costó 10 jornadas alcanzar el liderato de la Liga, una posición que mantuvo hasta el final de la primera vuelta, en dura pugna con el Real Madrid (de nuevo dirigido por Zidane).

En la Champions, el Barcelona consiguió terminar primero en el Grupo F, con 14 puntos, por delante del Borussia Dortmund y del Inter de Milán.

El inicio de 2020 no fue nada favorable para el Barça. El equipo se desplazó hasta Arabia Saudita para jugar la Supercopa de España con el Valencia, el Real Madrid y el Atlético de Madrid. El Barcelona cayó en las semifinales por 2-3 ante el Atlético de Madrid y la derrota precipitó el cese de Ernesto Valverde, que fue sustituido por Quique Setién. El Real Madrid acabó ganando la Supercopa en los penaltis.

Al equipo le costó asumir los cambios introducidos por el técnico cántabro. A finales de enero, el Barça perdió 2-0 en Mestalla, cediendo el liderato al Real Madrid. Y a principios de febrero, el equipo quedó fuera de la Copa, tras perder 1-0 en San Mamés ante el Athletic.

Centrado en la Liga y en la Champions, y aquejado de múltiples bajas (Luis Suárez, Dembélé), el Barcelona cerró el mes de febrero empatando en San Paolo ante el Nápoles (1-1) en la ida de los octavos de la Champions. Los blaugranas solo chutaron a puerta una vez y fue gol, de Griezmann. Y la dinámica negativa se confirmó el 1 de marzo, cuando el Barcelona perdió 2-0 en el Bernabéu, rompiendo una racha de 7 Clásicos sin conocer la derrota.

Pese a este revés, el Barcelona ganó el siguiente partido de Liga por 1-0 ante la Real, con gol de Messi de penalti, y el Real Madrid cayó derrotado en el Villamarín, cediéndole el liderato al peor Barça de los últimos 12 años.

Y en esta situación, los días 12 y 13 de marzo se anunció la suspensión de la Liga y la Champions, respectivamente, por la pandemia del Covid-19.

Messi llevaba entonces 31 partidos oficiales disputados, con 24 goles y 16 asistencias, y volvía a ser un serio candidato para ganar de nuevo el Balón de Oro.

1 Comment

    Dejanos tu comentario

  1. […] La Era Guardiola. El legado de Tito Vilanova. Los 3 Tenores del Barça en la Era Luis Enrique. La Era Valverde: títulos en España y debacles en Europa. “Lo busqué pero no se dio”: la relación de amor-odio entre Messi y Argentina. El silencio […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies