Las mayores remontadas de la historia de la Champions

El miedo escénico o a vivir y revivir momentos de pesadilla han sido dos constantes en la historia de la Champions League.

Seguro que recuerdas alguna remontada increíble. Vamos a intentar refrescarte la memoria con algunas.

La mayor en cuanto a número de goles fue la del FC Barcelona ante el PSG, en los octavos de final de la Champions 2016-2017. El Barça de Messi y Neymar Jr cayó en París por 4-0. En la vuelta, los blaugranas se fueron al descanso con 2-0 (goles de Luis Suárez y Kurzawa en propia puerta). Messi marcó el 3-0 al inicio de la segunda mitad. Un tanto de Cavani en el minuto 62 fue un jarro de agua helada. Pero todo cambió en los minutos finales del encuentro. Neymar hizo magia. Marcó de falta el 4-1 en el minuto 87 y de penalti el 5-1 en el minuto 90. Y el milagro se hizo realidad en el tiempo añadido, con el recordado gol de Sergi Roberto, a pase de Neymar, que supuso el 6-1 y la clasificación de los culés.

El Barcelona fue protagonista negativo de las remontadas en las temporadas siguientes.

En la 2017-2018, la Roma de Manolas fue su verdugo en los cuartos de final. El Barça ganó en la ida, en el Camp Nou, por 4-1, con dos goles en propia meta de los romanos y otros dos tantos de Piqué y Suárez. Los blaugranas salieron confiados al césped del Olímpico y en solo 6 minutos ya habían encajado un gol, que marcó Dzeko. El segundo, de Daniele de Rossi de penalti, dejó a los culés al borde del abismo. Y la pesadilla se hizo realidad en el 82, con el gol de Manolas, tras un saque de esquina defendido con apatía por el Barça.

En la temporada siguiente, la 2018-2019, la historia se repitió, pero con otro rival, el Liverpool de Jurgen Klopp, en las semifinales. El Barça jugó la ida en el Camp Nou, logrando un contundente 3-0 (con un gol de Luis Suárez y dos de Leo Messi), que fue demasiado generoso para los blaugranas, teniendo en cuenta los méritos de ambos equipos. El Barça se presentó en Anfield con el recuerdo del Olímpico de Roma, pero aún así no pudo evitar la debacle. Los Reds pasaron por encima de los blaugranas, con goles de Origi y Wijnaldum. La diferencia física entre ambas escuadras fue descomunal en favor de los ingleses. El Liverpool acabaría ganando la final al Tottenham.

Otro equipo español fue protagonista de una remontada de 3 goles: el EuroDépor. El Deportivo, entonces dirigido por Irureta, se plantó en los cuartos de final de la Champions y entonces le tocó en suerte a un “coco”, el Milan de Berlusconi y Ancelotti, que entonces era el vigente campeón. Los rossoneri vencieron en San Siro por 4-1. Pandiani abrió el marcador, pero el Milan demostró con goles de Kaká (2), Shevchenko y Pirlo por qué era quizá el equipo más temible del panorama internacional. Riazor se llenó en la vuelta. Los 30.000 hinchas deportivistas solo tuvieron que esperar 5 minutos para ver el primer gol herculino, marcado por Pandiani. El 2-0 llegó por la banda de Albert Luque, quien le puso el balón en la cabeza a Valerón, que no perdonó. Y el propio Luque fue el autor del 3-0, tras robarle una pelota a la zaga italiana y batir a Dida en el uno contra uno. El Dépor se fue al descanso con este resultado. Y en la segunda parte, amplió su ventana, con el 4-0, gracias a un zurdazo de Fran. Fue la mejor noche del Dépor en la Champions.

Más frecuentes en la historia de la Champions han sido las remontadas de 2 goles. El Barcelona lo logró en 2 ocasiones. En los cuartos de final de la temporada 1999-2000, remontó un 3-1 ante el Chelsea, ganando en el Camp Nou por 5-1. Y en los octavos de la 2012-2013, le remontó al Milan un 2-0, ganando en Can Barça por 4-0.

El Real Madrid fue objeto de una remontada de dos goles en los cuartos de final de la Champions 2003-2004. Los blancos ganaron al Mónaco en el Bernabéu por 4-2 y después perdieron en el Principado por 3-1, cayendo eliminados. La situación fue la inversa en la temporada 2015-2016, cuando el Madrid perdió en la ida de los cuartos de final en Wolfsburgo por 2-0 y después ganó en el templo blanco por 3-0.

El Atlético de Madrid también sufrió la desdicha de una remontada la temporada pasada, en los octavos de final. Los colchoneros ganaron por 2-0 en el Metropolitano a la Juve de Cristiano Ronaldo y el portugués se vengó con un hat-trick, ganando en Turín por 3-0.

Por último, os comentamos dos remontadas históricas que se produjeron en sendas finales de la máxima competición europea de clubes.

La primera en el tiempo fue en la temporada 1998-1999. La final la jugaron en el Camp Nou el Manchester United y el Bayern Múnich. Los bávaros, comandados por Oliver Kahn y Lothar Matthäus, se adelantaron en el marcador a los 6 minutos de partido, gracias a una falta directa sacada por Mario Basler. El partido se convirtió en un toma y daca entre ambos conjuntos, pero ni Kahn, ni Schmeichel (el meta de los Red Devils) tuvieron excesivo protagonismo. En la segunda parte, el encuentro siguió la misma tónica. Las defensas se imponían a los ataques. El Bayern acariciaba el título cuando el choque entró en el tiempo de descuento. El Manchester se volvó sobre la portería germana y en el minuto 91, David Beckham botó un saque de esquina que acabó en gol gracias al oportunismo de Teddy Sheringham. Los Red Devils aprovecharon el estado de shock de los alemanes y en otro córner sacado por Beckham, Sheringham remató de cabeza y Solskjær introdujo el balón en la portería de Kahn. En solo 2 minutos del descuento, el Manchester le dio la vuelta al partido y se hizo con el título.

También quedó para el recuerdo la final de la Champions League 2004-2005, entre el Milan y el Liverpool. El choque tuvo lugar en el Estadio Olímpico Atatürk de Estambul, con arbitraje del español Mejuto González. El Liverpool salió dormido al terreno de juego y en el primer minuto, Paolo Maldini marcó el primero para los italianos. El conjunto rossonero dominó con claridad a los Reds, y en el minuto 39, Hernán Crespo firmó el 2-0. Y el mismo delantero argentino marcó el 3-0 antes del descanso. En la segunda parte, los de Rafa Benítez experimentaron una transformación radical. El capitan Steven Gerrard inició la remontada, marcando en el minuto 54 tras un centro de Risse. En el 56, Smicer marcó el 3-2 de un gran disparo. Y el empate llegó en el minuto 60, gracias a un penalti que lanzó y remachó Xabi Alonso, tras la parada de Dida. El Milan estuvo a punto de marcar el gol de la victoria en las postrimerías del tiempo reglamentario, pero Dudek lo evitó. El partido fue a la prórroga y terminó en la tanda de penaltis. Allí, Dudek le detuvo el penalti decisivo a Shevchenko, dándole al Liverpool la quinta Copa de Europa de su historia.

¡Cómo echamos de menos el fútbol! Ojalá termine pronto esta pesadilla…

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies