Los doctores de los clubes enfrían la euforia del Project Restart de la Premier League

El futuro de la temporada de la Premier League ha sido durante semanas el más nebuloso entre las ligas más importantes de Europa.

Mientras otras competiciones tienen posibles fechas de reinicio bien definidas, entrenamientos en marcha, han iniciado o tienen en agenda los tests para los futbolistas o, en el peor de los casos, han decidido dar por terminada la temporada, la máxima competición del Reino Unido se había contentado con fiar una decisión definitiva al margen último que dejan numerosos contratos laborales en los organigramas de los clubes, el 30 de junio.

Ya no. Para sorpresa general, de la reunión de accionistas de la Premier del pasado viernes ha surgido una iniciativa a la que se dotó del pomposo nombre de Project Restart.

El anuncio oficial no daba muchas explicaciones sobre el alcance del plan, aunque sí establecía una guía de los pasos a seguir antes de considerar la reanudación de los partidos. “La Liga y los clubes están deliberando sobre los primeros pasos hacia adelante, y solo se volverá a los entrenamientos y a jugar partidos bajo la guía del Gobierno, bajo consejo médico experto y previa consulta a los jugadores y a los técnicos”.

En los pocos días de vida del Project Restart, respaldado por el Gobierno de Boris Johnson “siempre que sea completamente seguro en el aspecto de la salud”, ya se han aireado los primeros obstáculos.

La creatividad de alguna de las medidas que se han empezado a estudiar ha generado algunos titulares curiosos. Gordon Taylor, el presidente de la Asociación de Futbolistas (PFA), filtro que estaba sobre la mesa la posibilidad de que los partidos durasen menos de los 90 minutos reglamentarios, afirmación que posteriormente fue desmentida por la liga.

Otras medidas, como el aumento de las sustituciones disponibles para los técnicos en cada partido, o la relocalización a estadios neutrales alejados lo más posible de las áreas de mayor densidad de población, se han encontrado con el rechazo de los clubes enfrascados en la lucha por el descenso.

Un accidentado inicio que no ha impedido que se haya tanteado la fecha del 8 de junio para la vuelta de la liga. Con ese día en mente, el Arsenal ha sido el primero en reanudar el trabajo diario, algo que también planea hacer de inmediato el Chelsea.

El visto bueno del Gobierno y el optimismo de los organizadores han empujado a los médicos de los equipos a hacer llegar a los responsables de la Premier su preocupación acerca del Project Restart.

El Premier League Doctors Group (PLDG) animó a sus miembros a expresar sus reservas sobre la seguridad de la vuelta a los entrenamientos, recabaron las distintas opiniones y elaboraron un correo electrónico con una lista de 100 puntos compartimentados en 10 áreas concretas que preocupan a los doctores.

The Athletic ha obtenido acceso al correo y ha detallado sus pormenores.

Entre los temas que quieren poner sobre la mesa los doctores, los más graves son las sospechas de que los clubes ya han empezado a saltarse las recomendaciones sobre seguridad, y la posibilidad de que esas mismas recomendaciones no reduzcan los riesgos hasta un punto aceptable -lo que en la carta se expresa con la contundente frase “aprobar líneas de actuación que todavía acarrean riesgo de muerte”-.

La seguridad del equipo médico también es una preocupación. El Project Restart, como otros planes para retomar la competición en otros países, da por hecho la necesidad de jugar a puerta cerrada y reducir el personal involucrado al mínimo esencial. El personal sanitario teme que los clubes consideren esenciales todos los aspectos de su trabajo. “No podemos esperar que los jugadores no requieran de tratamiento y contacto cercano después de un parón tan prolongado”.

Cuestiones nunca antes consideradas como la durabilidad del virus en los guantes de los porteros, las posibles repercusiones en la salud mental del personal sujeto a contacto cercano habitual o el peligro de contagio a través del sudor demuestran lo improvisado del proyecto, en opinión de los galenos.

La BBC ha acudido a fuentes de la Premier League para averiguar el impacto del correo de los médicos, a lo que la liga ha contestado que lo ven “como una parte natural del proceso dentro de los clubes y un medio para alcanzar el mejor conjunto de protocolos posible” con el que atender las necesidades de la situación.

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies