Messi y Argentina: Lo busqué pero no se dio

Leo Messi es argentino. Sobre esto, no hay ni debate ni discusión. Desde adolescente demostró su patriotismo y su amor por la Albiceleste, cuando decidió declinar el ofrecimiento de la Real Federación Española de Fútbol para que luciese la Rojita, en espera de su primera convocatoria con la Selección Argentina. Y esta llegó en el verano de 2004, recién cumplidos los 17 años. Leo se enfundó por primera vez la camiseta albiceleste el 29 de junio de 2004 para jugar con Argentina Sub-20 ante Paraguay en el Estadio Diego Armando Maradona de Buenos Aires. El partido terminó 8-0; Leo saltó al césped en el minuto 67 y le dio tiempo a marcar 1 gol y a repartir 2 asistencias. Y unos días después, el 3 de julio, Messi jugó su segundo encuentro internacional en Uruguay, donde Argentina Sub-20 se impuso por 1-4, con dos goles de Leo.

Estas primeras actuaciones le sirvieron para ser convocado para disputar el Sudamericano Sub-20, que se jugó a principios de 2005 en Colombia. Argentina finalizó el campeonato invicta, pero en la 3.ª posición, tras Colombia y Brasil, y se clasificó para el Mundial Sub-20, que se había de jugar en los Países Bajos ese mismo año. Messi dejó muy buenas sensaciones, ya que fue el segundo máximo goleador del Sudamericano, con 6 tantos.

Leo destapó el tarro de las esencias en Holanda. Allí, contra pronóstico, Argentina ganó su quinto título mundial juvenil, derrotando a Nigeria en la final y a la España de Fàbregas, Silva y Fernando Llorente (que partía como favorita) en cuartos de final. Leo fue el máximo goleador (6 goles) y el Balón de Oro del torneo, y los medios de comunicación empezaron a compararle con Maradona…

Messi no tardó en debutar con la selección absoluta. Leo fue convocado por el seleccionador José Pekerman para jugar un amistoso frente a Hungría. El partido se disputó el 17 de agosto de 2005 y fue una auténtica pesadilla. Messi entró en el terreno de juego en el minuto 63 y solo duró en el césped 47 segundos. Recibió el balón, fue encimado por el defensa Vilmos Vanczák, quien le agarró de la camiseta. Messi soltó el brazo para intentar liberarse y le dio un manotazo en el cuello. El árbitro alemán Markus Merk lo consideró agresión y expulsó a Leo Messi, que salió llorando del campo.

Leo siguió en entrando en las convocatorias de la Albiceleste para jugar los partidos de clasificación del Mundial de Alemania 2006. Salió desde el banquillo en la derrota ante Paraguay (1-0) y ya fue titular en el siguiente partido, ante Perú, en el Monumental de Buenos Aires. Leo jugó todo el encuentro, que finalizó con victoria argentina por 2-0. Messi también disputó el último partido de la fase de clasificación, en Uruguay; salió en el minuto 65, pero no pudo evitar la derrota de su selección por 1-0.

La Albiceleste se clasificó para el Mundial 2006 y Leo disputó varios amistosos de preparación. Su primer gol con Argentina lo logró el 1 de marzo de 2006, ante Croacia. Poco después, Messi se lesionó y estuvo apartado de los terrenos de juego hasta finales de mayo. Pese a la falta de rodaje, Pekerman lo convocó para el Mundial, convirtiéndose en el jugador argentino más joven en disputar un Campeonato del Mundo. Messi no jugó en el debut de Argentina en el Mundial (que terminó con victoria por 2-1 ante Costa de Marfil). Salió desde el banquillo en el siguiente partido, la goleada por 6-0 ante Serbia-Montenegro, colaborando con un gol. Y fue titular en el intrascendente tercer partido, ante Holanda (los dos equipos estaban ya clasificados). El encuentro terminó sin goles y Argentina pasó a los octavos de final como primera del llamado “grupo de la muerte”. En el primer cruce, ante México, Argentina se impuso por 2-1, con Messi saliendo en los minutos finales del encuentro. La Albiceleste cayó en los cuartos ante los anfitriones, Alemania, en la tanda de penaltis. Messi no jugó este último encuentro.

Leo volvió a la selección en junio de 2007, para jugar varios amistosos (consiguió su primer doblete internacional ante Argelia) y su primera Copa América, en Venezuela, bajo la dirección de Alfio Basile. Leo dejó detalles de su influencia en el juego. Dio una asistencia en el primer partido, ante Estados Unidos. Provocó un penalti y participó en el segundo gol, de Riquelme, ante Colombia. Y también jugó el tercer partido, ante Paraguay, pero entrando desde el banquillo. En los cuartos de final, Argentina arrasó a Perú (4-0) y Leo marcó el segundo gol del partido. En las semis, ante México, también participó en la victoria argentina por 3-0, con un tremendo gol de vaselina, que despertó la admiración del propio Basile. Messi fue titular en la final, ante Brasil, pero Argentina cayó derrotada por un contundente 3-0. Fue su primera gran final perdida.

Los siguientes compromisos de Messi con la Albiceleste fueron los partidos de la fase de clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010. Leo también jugó diversos amistosos, antes de emprender una nueva aventura. Messi fue convocado para jugar con Argentina el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. La Albiceleste ganó todos sus partidos en la fase grupos. Superó en la prórroga a Holada en cuartos de final. Derrotó a Brasil por 3-0 con la semifinal Y ganó la final a Nigeria por 1-0, con gol de Di Maria a pase de Messi. Leo ganó su segundo título (tras el Mundial Sub-20) acompañado de grandes jugadores, como el “Kun” Agüero, Éver Banega, Ángel Di Maria, Federico Fazio, Javier Mascherano o Juan Román Riquelme.

Completamente asentado en la selección, Leo jugó todos los partidos de la fase de clasificación para el Mundial de Sudáfrica y Argentina logró clasificarse para esta gran cita, si bien con ciertas dificultades, de la mano de Maradona, que había sustituido como seleccionador a Basile.

Argentina quedó encuadrada en un grupo relativamente sencillo, junto a Corea del Sur, Gregia y Nigeria. La Albiceleste ganó sus 3 partidos, con Messi como titular, jugando por detrás de los dos puntas. Messi llevó el brazalete de capitán en el tercer partido, ante Grecia, ya que Maradona decidió dar descanso a Mascherano.

Argentina derrotó a México en los octavos de final, por 3-1 (Messi dio la asistencia del primero). La buena estrella albiceleste terminó en cuartos: Alemania la doblegó por 4-0, gracias, fundamentalmente, a su efectividad en las contras. España acabaría ganando el Mundial, tras vencer a Alemania en las semifinales y a los Países Bajos en la final, con un mágico gol de Iniesta.

Messi se fue de Sudáfrica sin marcar, pero vio puerta con facilidad con los siguientes amistosos que jugó luciendo la zamarra albiceleste. En el verano de 2011, Messi tuvo una nueva cita con la Copa América, que se había de jugar en su país natal. Las cosas no les salieron nada bien a los argentinos en la fase de grupos. Empezaron empatando 1-1 con Bolivia. No pasaron del 0-0 ante Colombia, partido en el que Messi fue pitado y se oyeron en la grada cánticos en favor de Maradona. La Albiceleste ganó su tercer partido por 3-0 ante Costa Rica y pasó a los cuartos de final. Y allí, se consumó el fracaso. Argentina empató 1-1 con Uruguay y cayó en la tanda de penaltis. Los charrúas acabarían ganando su 15.ª Copa América, de la mano de Luis Suárez.

Messi tuvo una ilusionante participación en la fase de clasificación de la Conmebol para el Mundial de Brasil de 2014. Lideró a la Albiceleste en 14 de los 16 partidos, marcando 10 goles y repartiendo 5 asistencias. Argentina terminó esta fase previa como el mejor equipo de Sudamérica.

La Albiceleste de Alejandro Sabella quedó encuadrada en el Grupo F, junto a Nigeria, Irán y Bosnia-Herzegovina. Aunque su nivel de juego despertó algunas dudas, Argentina ganó sus 3 partidos y Leo marcó en ellos 4 goles. La Albiceleste tuvo que sufrir muchísimo para eliminar por 1-0 a la correosa suiza (Di Maria marcó el gol decisivo en el minuto 118). Y el mismo resultado, 1-0, le sirvió para derrotar a Bélgica y plantarse en las semifinales. Allí, Argentina se enfrentó a los Países Bajos; el partido fue muy duro y las defensas pudieron con los ataques. No hubo goles en 120 minutos y los de Messi se clasificaron para la final en la tanda de penaltis. Argentina estaba abonada al sufrimiento y esa fue también la tónica del decisivo partido ante Alemania, en el mítico Maracaná. Los 90 minutos reglamentarios terminaron sin goles, pese a los destellos de calidad de Messi. En la prórroga, Alemania empezó a arrinconar a Argentina y Mario Götze marcó el gol definitivo en el minuto 113. Messi recibió el Balón de Oro como mejor jugador del Mundial, pero se quedó con la miel en los labios.

La siguiente gran cita de Leo Messi con Argentina fue la Copa América de Chile 2015, en la que Gerardo Martino (ex-entrenador del FC Barcelona) fue el seleccionador. Argentina quedó encuadrada en el Grupo B, junto a Uruguay, Paraguay y Jamaica. La Albiceleste comenzó empatando 2-2 ante Paraguay, tras adelantarse con 2 tantos de Agüero y Messi. Después, Messi fue el “Man of the Match” en la victoria por 1-0 ante Uruguay. Y el tercer encuentro terminó también con 1-0, ante Jamaica. Argentina pasó a los cuartos como primera de grupo y se enfrentó a Colombia. No hubo goles y la eliminatoria se decidió en los penaltis a favor de la Albiceleste. Messi volvió a ser elegido mejor jugador del partido. En semifinales, Argentina machacó a Paraguay (6-1) y aunque Leo no consiguió marcar, recibió de nuevo el reconocimiento de “Man of the Match”. Argentina y Chile se vieron las caras en la final. Los locales consiguieron mantener su puerta a cero y la Copa América se decidió en la tanda de penaltis a favor de la Roja americana.

En el verano de 2016, Estados Unidos fue la sede de una edición extraordinaria de la Copa América, la llamada del Centenario. Argentina comenzó su participación en el Grupo D, junto a Panamá, Bolivia y al ganador de 2015, Chile. El primer partido fue una reedición de la última final, pero en esta ocasión, la Albiceleste pudo con la Roja (2-1). Argentina arrasó después a Panamá (5-0), con un hat-trick de Messi, que fue el jugador del partido. Y acabó la primera fase derrotando también de forma contundente a Bolivia (3-0). En los cuartos de nivel, Argentina confirmó las buenas sensaciones doblegando por 4-1 a Venezuela, con un Messi estelar, que marcó el tercero. Y en semifinales siguió la marcha triunfal albiceleste, con una victoria por 4-0 ante los anfitriones, los EE. UU. Messi marcó el segundo y fue de nuevo escogido como jugador del partido. Argentina se vio las caras de nuevo en la final con Chile. Y pasó del sueño a la pesadilla en poco más de dos horas. La Albiceleste no pudo romper la muralla roja y la Copa se decidió de nuevo en la tanda de penaltis. Los errores desde los 11 metros de Messi y Biglia dieron el triunfo a Chile. La derrota fue muy insatisfactoria para Argentina, que asedió la portería de Claudio Bravo con 19 tiros (5 a puerta), mientras que Chile solo disparó a la portería de Romero en una ocasión.

Fue la cuarta gran final perdida por Messi, quien, decepcionado y en caliente, anunció su retirada de la selección recién cumplidos los 29 años. “Se terminó para mí la selección. No es para mí. Lamentablemente lo busqué, era lo que más deseaba y no se dio. […] Hay mucha gente que desea esto porque no se conforma con llegar a las finales y no ganarlas, y nosotros tampoco nos conformamos. Ya lo intenté mucho. Nadie más que yo quiso salir campeón con Argentina y me voy sin poder conseguirlo”. Leo llevaba entonces 55 goles con Argentina y era su máximo goleador histórico (muy lejos de los 34 de Maradona), pero Diego era un Dios en su país y a Leo muchos lo llamaban “pecho frío”.

La renuncia, afortunadamente, le duró poco. Leo fue convencido por sus amigos y por el nuevo seleccionador, Edgardo Bauza, y decidió su vuelta a la Albiceleste. Jugó los últimos partidos de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 y logró el pase en la última jornada, ganando 1-3 en Ecuador, con un hat-trick.

Argentina se presentó en Rusia con un plantel renovado y Sampaoli como técnico. Messi no estuvo tan bien acompañado como en ocasiones anteriores y ello se notó mucho. La Albiceleste pasó la fas de grupos de milagro, tras empatar 1-1 con Islandia, perder 0-3 con la Croacia de Modric y ganar in extremis 1-2 a Nigeria, en el partido decisivo. Argentina estaba dando sensaciones muy negativas y estas se confirmaron con su eliminación en octavos de final ante Francia (4-3).

Tras la decepción del Mundial, Messi decidió abandonar temporalmente la selección y no jugó ningún partido más ese 2018. El nuevo seleccionador, su tocayo Lionel Scaloni, lo convocó en marzo de 2019 para jugar un amistoso en Madrid ante Venezuela. Y ya en verano, Messi jugó en Brasil una nueva edición de la Copa América.

Argentina no mejoró el nivel de juego del último Mundial. En su primer partido, con Messi en el 11, perdió 0-2 ante Colombia. Después, empató 1-1 con Paraguay, gracias a un gol del 10 argentino. Y se clasificó para los cuartos de final tras ganar 0-2 a Catar. Argentina se plantó en las semis tras derrotar en el primer cruce a Venezuela por 0-2. Y no pudo alcanzar la final. Brasil la derrotó por 2-0, volviendo a destrozar las esperanzas de Messi y de todo el pueblo argentino. La Canarinha sería profeta en su tierra, ganando finalmente la competición.

Tras esta nueva decepción, en 2019, Messi jugó dos partidos más con la Albiceleste, dos amistosos ante Brasil y Uruguay, marcando en ambos compromisos. Fueron, hasta ahora, las dos últimas internacionalidades de Leo.

Ojalá vuelva a la Albiceleste tras la suspensión de las competiciones, por culpa de la pandemia del Covid-19. La historia le debe un título al D10S del fútbol mundial.

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies