Messi y la Era Guardiola

A inicios de la temporada 2007-2008, Messi ya era algo más que una promesa. Sus actuaciones en la segunda mitad de la campaña anterior dejaban claro que iba a ser el sucesor de Ronaldinho como máxima estrella del conjunto blaugrana.

Tras perder la Liga in extremis, la directiva culé intentó mejorar el equipo fichando a jugadores como Thierry Henry, Gaby Milito, Éric Abidal y Yaya Touré, y subiendo al primer equipo al juvenil Bojan Krkic, que solo tenía 16 años y ya tenía fama de goleador.

La jornada inicial de la Liga comenzó con el triste fallecimiento de Antonio Puerta. Real Madrid y Barcelona pugnaron por el liderato desde el inicio de la competición. No obstante, el equipo fue a menos y Ronaldinho decidió dejar de ser el mejor jugador del mundo. Messi mantuvo una buena media goleadora, pero poco pudo hacer para frenar la caída del nivel general de un equipo cuyo rendimiento Rijkaard no supo optimizar. Messi acabó el año 2007 lesionado. Una rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda lo tuvo apartado de los terrenos de juego un mes. El Madrid puso distancia en la Liga. El retorno de Messi le permitió a los blaugranas recortar la desventaja, pero una nueva lesión de Leo en el mismo bíceps femoral, lo volvió a alejar de los campos mes y medio. El Barça dijo adiós a la Liga en la jornada 30, dejándosela en bandeja al Real Madrid. Desués, cayó en las semifinales de la Champions ante el Manchester United y en las de la Copa ante el Valencia. Frank Rijkaard fue destituido y Jan Laporta logró mantenerse en el cargo, tras superar una moción de censura de los socios.

La campaña 2007-2008 fue la única de toda su carrera profesional en la que Messi no conquistó ningún título con el Barça. Jugó 40 partidos oficiales, marcando 16 goles y repartiendo 16 asistencias.

El verano de 2008 fue sumamente festivo para el fútbol español, ya que la Roja de Luis Aragonés y el tiki-taka logró la victoria en la Eurocopa. También fue clave en la historia del FC Barcelona, ya que Jan Laporta subió al primer equipo a Pep Guardiola, quien se deshizo de Ronaldinho, le dio el 10 a Messi y fichó del Sevilla a Dani Alves y Seydou Keita.

Leo también vivió con mucha intensidad aquel verano de 2008, ya que consiguió con Argentina su segundo título, el oro en los Juegos Olímpidos de Pekín.

Tras un inicio dubitativo, el Barça de Guardiola se colocó líder en la jornada 9 y ya no abandonó la primera posición de la tabla hasta su triunfo final en la Liga. Los blaugranas sumaron exhibiciones, con Leo como buque insignia del nuevo proyecto. Se proclamaron campeones de invierno con 12 puntos de ventaja respecto al Real Madrid y al Sevilla. El Barça prosiguió su marcha triunfal en la segunda vuelta. El Madrid se le acercó, pero los blaugranas humillaron a los blancos, ganando en el Bernabéu por 2-6.

El final de la campaña del Barça fue para enmarcar. Con la Liga en el bolsillo, los de Guardiola y Messi se plantaron en las finales de la Copa del Rey y de la Champions, y ganaron ambas. Se impusieron en la competición del KO al Athletic por 4-1; y derrotaron al Manchester City por 2-0. Messi fue el máximo goleador de la Champions, con 9 goles y fue elegido mejor jugador de dicha competición por diversos medios de comunicación.

La temporada 2008-2009, la del triplete, fue la que llevó a Messi al Olimpo del fútbol. Jugó 51 partidos oficiales, en los que marcó 38 goles y repartió 21 asistencias. Acabó recibiendo su primer Balón de Oro y el galardón al mejor jugador mundial de la FIFA 2009. Y para rematar, había comenzado una fructífera sociedad con Xavi e Iniesta, que duraría muchos años.

La temporada 2009-2010 comenzó de forma muy brillante para el Barça y para Leo. Los blaugranas consiguieron dos nuevos títulos. Le ganaron la Supercopa de España al Athletic y la de Europa al Shakhtar Donetsk.

Tras la debacle de la última campaña, Florentino Pérez llegó a la presidencia del Real Madrid y fichó a Cristiano Ronaldo, a Karim Benzema y a Kaka, y situó en el banquillo a Manuel Pellegrini. El Barça, por su parte, intentó reforzar su ataque con la incorporación del controvertido ariete sueco Zlatan Ibrahimovic.

La Liga fue cosa de dos desde su inicio. El Barça se consolidó en el liderato, ganó el Clásico en el Camp Nou por 1-0 y finalizó su enorme año con un nuevo título, el sexto de 2009. Messi y compañía ganaron el Mundial de Clubes en Abu Dabi, tras derrotar en la final al Estudiantes argentino.

La segunda vuelta fue muy similar. Los dos grandes seguían sumando victorias, muchas de ellas por goleada. El Madrid aprovechó un pequeño bajó del Barça y se colocó líder, pero solo duró 6 jornadas al frente de la clasificación, ya que los blaugranas, liderados por Messi, ganaron el Clásico en el Bernabéu por 0-2, y acabó llevándose la Liga con 99 puntos. Messi se llevó su primer Trofeo Pichichi, al marcar 34 goles (solo 2 de penalti).

El Barça no pudo redondear la temporada, ya que cayó en los octavos de final de la Copa ante el Sevilla, y fue eliminado en las semifinales de la Champions por el Inter de Milán de José Mourinho.

Messi sumó 53 partidos oficiales, marcando 47 goles y repartiendo 24 asistencias; culminó la campaña logrando su segundo Balón de Oro, por delante de Iniesta y Xavi, y su primera Bota de Oro. Por otra parte, ya empezaba a atisbarse su rivalidad con Cristiano Ronaldo, que marcaría la historia de ambos jugadores en la siguiente década. CR7 jugó 35 partidos en su primera temporada en Madrid, logrando 33 goles y dando 7 asistencias; fue 6.º en la citada votación del Balón de Oro.

La tercera temporada de Guardiola al frente del Barcelona (la 2010-2011) comenzó con los fichajes de dos jugadores que serían importantes en la historia blaugrana, David Villa y Javier Mascherano. En cambio, el club se deshizo de Zlatan Ibrahimovic y de Thierry Henry.

Por su parte, el Real Madrid fichó a José Mourinho, que había ganado la última Champions con el Inter, dando inicio a una nueva etapa en la historia blanca.

La campaña comenzó con un nuevo título para las vitrinas del Barça. Los de Guardiola se impusieron en la Supercopa de España ante el Sevilla, a doble partido.

La Liga arrancó con un gran susto en Can Barça. Leo Messi sufrió una lesión en el tobillo, como consecuencia de una fortísima entrada del defensa del Atlético de Madrid Ujfalusi. Inicialmente, se temió que el delantero argentino tuviese el tobillo roto (lo que le hubiese apartado un mínimo de 6 meses de los terrenos de juego), pero finalmente la lesión se quedó en una distensión del ligamento lateral interno del tobillo derecho de Leo y permaneció de baja 15 días. Fue su único problema físico de toda la temporada.

El Barça comenzó la temporada sufriendo una inesperada derrota en el Camp Nou ante el recién ascendido Hércules (0-2). Estuvo a la estela del Real Madrid, hasta que lo superó en la jornada 13, tras ganar el Clásico en el feudo culé por un humillante 5-0. Y acabó el año conquistando el “campeonato de invierno”. La segunda vuelta continuó con un Barça intratable. El Madrid de Mourinho se mantuvo al acecho, pero el Barcelona no hizo concesiones y se aseguró un nuevo título de Liga (el tercero consecutivo de Guardiola) en la jornada 36.

El Barça también llegó a las finales de la Copa del Rey y de la Champions. La de Copa la perdió a finales de abril ante el Real Madrid, que se impuso en la prórroga con un recordado gol de cabeza de Cristiano Ronaldo. La final de Champions se jugó el 28 de mayo de 2011 en Wembley, el estadio en el que el Barça logró su primera orejona. En esta ocasión, el Manchester United fue su rival y el Barça se impuso con holgura por 3-1, logrando su cuarto título en la máxima competición continental de clubes. Leo Messi terminó la Champions como máximo goleador (con 12 goles).

La temporada del D1OS blaugrana fue muy completa, ya que disputó 55 encuentros, logrando 53 goles y repartiendo 24 asistencias; y se hizo, además, con su tercer Balón de Oro. Su máximo rival, Cristiano Ronaldo logró números muy cercano: 54 partidos, 53 goles y 13 asistencias.

La cuarta (y última hasta ahora) temporada de Pep Guardiola al frente del FC Barcelona, la 2011-2012, comenzó con incorporaciones de Alexis Sánchez y Cesc Fàbregas, y con dos nuevos títulos. A lo largo del mes de agosto, el Barça le ganó al Real Madrid la Supercopa de España y al Oporto la Supercopa de Europa.

Pese a lograr estos dos nuevos títulos, el Barcelona hizo algunas concesiones en el inicio de la Liga y pese a alcanzar el liderato en la jornada 6.ª, en la siguiente lo perdió y desde la 10.ª tuvo que seguir la estela del Real Madrid.

El Barça conquistó un nuevo título a finales de 2011, el Mundial de Clubes, al imponerse por 0-4 al Santos brasileño.

En enero, Messi recibió el Balón de Oro y el Barça se dio el gustazo de derrotar al Real Madrid en el Bernabéu y de eliminarlo de la Copa del Rey. Aun así, los blancos seguían muy firmes en la Liga.

Los blaugranas mantuvieron un buen tono en los meses de febrero y marzo, avanzando en Champions y Copa, y presionando al Madrid en La Liga.

No obstante, en abril, el Barça cayó en las semifinales de la Champions ante el Chelsea y fue derrotado en el Camp Nou por el Real Madrid (1-2), dejando expedito el camino de los merengues hacia el título de Liga.

El 27 de abril de 2012, Guardiola anunció que esa iba a ser su última temporada como entrenador del Barça y que Tito Vilanova, su asistente, sería su sucesor.

Poco después, el imparable Real Madrid de José Mourinho y Cristiano Ronaldo se aseguró el título de Liga, consiguiendo 100 puntos y marcando 121 goles, dos nuevo récords de La Liga.

La temporada finalizó para el Barça con un nuevo éxito, que apenas palió el sabor agrio de la derrota en la Liga, la eliminación en las semis de la Champions y la salida de Guardiola. El Barcelona le ganó la Copa del Rey al Athletic Club en el Calderón.

Messi completó su mejor temporada en cuanto a números. Jugó 60 partidos oficiales, en los que anotó 73 goles y dio 29 asistencias. Volvió a ganar el Balón de Oro y la Bota de Oro.

Cristiano Ronaldo, por su parte, hizo también números estratosféricos: 55 partidos, 60 goles y 15 asistencia.

La temporada 2011-2012 fue la última de Guardiola en el Barça. Pep se despidió del banquillo blaugrana con un bagaje de 14 títulos, con 2 Champions y 3 Ligas entre ellos.

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies